El Artico

Inicio » Prefacio

Prefacio

Ártico

Descripción. Los impresionantes paisajes helados y la carismática fauna de la región del Ártico han capturado la imaginación de los seres humanos durante siglos. La palabra “Ártico” proviene de la palabra griega “arctos”  que significa oso y hace referencia al nombre de la Osa Mayor (Ursa Major) y la Osa Menor (Ursa Minor), constelaciones que aparecen en el cielo ártico durante todo el año.

El Ártico no es un país o un continente, sino una región en el extremo norte del planeta. A grandes rasgos, incluye el Océano Ártico (océano más pequeño del mundo) y los mares que lo rodean, así como la isla más grande del mundo, Groenlandia y las extremidades septentrionales de varios países, entre ellos Rusia, Alaska y Canadá. El punto más al norte del planeta, el Polo Norte, se encuentra en el constantemente cambiante hielo marino del Océano Ártico.

Gran parte del Océano Ártico permanece cubierto de hielo marino flotante durante todo el año. A pesar de la reputación helada del Ártico, el hielo que permanente sólo cubre una pequeña área fuera de Groenlandia. El clima del Ártico es muy variable, tanto en las temporadas y la ubicación. Durante los meses de invierno el sol no se levanta sobre el horizonte en el extremo norte del Ártico, provocando que las temperaturas en algunas zonas caigan en picada a -60 grados Celsius. Las temperaturas medias en julio pueden ser mucho más cálida, a veces alcanza hasta 20 grados Celsius. El nivel de precipitaciones también es muy variable, algunas áreas reciben tan sólo 200 milímetros y otras más de 1.000 milímetros.

artico

Las condiciones medioambientales varían considerablemente en toda la región del Ártico y en consecuencia, a veces se divide en el Ártico Alto y el Ártico Bajo. El hábitat típico de la región del Ártico es la tundra, que se caracteriza por llanuras sin árboles ni hierba. El Alto Ártico generalmente se distingue por tener las condiciones ambientales más severas y una forma extrema de tundra ártica conocida como desierto polar. Los desiertos polares se caracterizan por tener bajos niveles de humedad y la cubierta vegetal por lo tanto es escasa. En el Bajo Ártico la cubierta vegetal puede estar entre un 80 y 100 por ciento poblada por ciperáceas y gramíneas las cuales forman un componente importante de la tundra, así como arbustos y algunas especies de árboles de bajo crecimiento.

Un rasgo característico de la tundra ártica es el llamado permafrost o suelo permanentemente congelado. El permafrost influye fuertemente tanto en el paisaje del Ártico como la vegetación que pueda crecer allí. Mientras que el permafrost puede permanecer congelado durante todo el año en algunas zonas del Ártico Alto, en el Ártico Bajo tiene una capa superior que se descongela cada verano. El suelo helado debajo de esta capa superior actúa como una barrera impermeable, lo que hace el agua derretida conduzca a la formación de numerosos lagos poco profundos.

Rango. El límite de la región del Ártico no está bien definido. Se dice que, en general, la región del Ártico incluye el Océano Ártico y los mares circundantes, Groenlandia, Svalbard, partes de Islandia y también las costas del norte y las islas de Canadá, Alaska y Rusia. También algunas  partes de Escandinavia en ocasiones se incluyen en esta distribución.

Biodiversidad. Plantas. El sol no sale del todo en la parte norte del Ártico desde mediados de noviembre hasta finales de enero, en contraste con la luz del sol casi constante que recibe en los meses de verano. Esta dramática variación en los niveles de luz hace que la temporada de crecimiento de las plantas en el Ártico sea muy variable, van desde un mínimo de 60 hasta 200 días.

A pesar de las condiciones extremas, muchas partes de esta extraordinaria región están pobladas por una gran variedad de vida vegetal. A finales del invierno y principios de la primavera, la proliferación de algas de hielo a lo largo de la orilla del mar forma una parte importante del ecosistema marino del Ártico.

Hay alrededor de 3.000 especies de plantas con flores que se encuentran en el Ártico, incluyendo 96 especies endémicas y raras. También plantas de algodón crecen en grupos distintivos así como flores silvestres tales como el musgo Silene (Silene acaulis), las Dryas y la rara amapola del Ártico (Papaverlaestadianum). El sauce Ártico (Salixarctica) es una de las plantas más altas de la tundra y solo crece a un par de metros de altura.

La diversidad de musgos es alta en el Ártico, 1.100 especies de musgos se encuentran en la región lo que representa el 11 por ciento del número total de especies conocidas.

Mamíferos. Alrededor de 130 especies de mamíferos habitan la región del Ártico, incluido el bien llamado zorro Ártico (Vulpeslagopus) y la liebre Ártica (Lepusarcticus), ambos tienen una exquisita adaptación a la vida en temperaturas bajo cero ya que su pelaje denso le proporciona un excelente aislamiento. Las manadas de bueyes almizcleros (Ovibosmoschatus) y el reno (Rangifertarandus) también deambulan por el paisaje Ártico. Sin lugar a dudas, uno de los mamíferos más emblemáticos de la región del Ártico es el oso polar (Ursusmaritimus). Con hasta 2,6 metros de largo, esta magnífica especie es el carnívoro terrestre más grande del mundo.

El Ártico es también el hogar de un número de especies de mamíferos marinos incluyendo la presa principal de los osos polares, la foca anillada (Pusa hispida). La morsa (Odobenusrosmarus) con sus enormes colmillos, el misterioso narval (monodonmonoceros) y la beluga o ballena blanca (Delphinapterusleucas). Cada una de estas especies está equipada con una gruesa capa de grasa que los protegeen las frías aguas del Ártico.

Aves. Hay unas 280 especies de aves que se encuentran en la región del Ártico. Algunas de estas son exclusivamente del Ártico, incluyendo la barnacla carinegra (Brantabernicla), la gaviota marfil (Pagophilaeburnea) y 17 de las 24 especies de andarríos. De las 206 especies de aves playeras conocidas en todo el mundo, 69 se encuentran en el Ártico, además existen muchas especies que realizan largas migraciones para llegar a la región. Existen especies de aves rapaces que habitan el Ártico como el búho nival (Bubo scandiacus) que cría y caza en la tundra ártica.A pesar de la creencia popular, no hay especies de pingüinos en el Ártico, estas aves carismáticas se encuentran sólo en el hemisferio sur.

Reptiles y anfibios. Debido a las duras condiciones del Ártico, los reptiles y los anfibios están muy poco representados. Sólo cuatro especies de lagartos se encuentran en la región del Ártico, siendola lagartija vivípara (Lacertavivipara) una de las especies de reptiles que se encuentran más al norte.Los anfibios de la región del Ártico incluyen a la salamandra Siberiana (Salamandrellakeyserlingii), la salamandra Semirechensk que está en peligro (Ranodonsibiricus) y la rana de bosque (Rana sylvatica).

Peces e invertebrados. No hay escasez de invertebrados en el Ártico, con un estimado de 3.000 especies de insectos presentes en la región. El grupo más común de invertebrados terrestres encontrados allí son los dípteros o moscas. Muchas de las especies terrestres aparecen sólo en el breve verano ártico, permaneciendo inactivos durante el resto del año. Las larvas de la polilla Gynaephora groenlandica puede tardar hasta 14 años en madurar, sobreviviendo el invierno en estado de congelación. Otros invertebrados como los mosquitos, pueden completar su desarrollo en una sola temporada.

En el Océano Ártico, el zooplancton, como los copépodos, forma una parte importante de la comunidad marina. Un número de especies de krill también se encuentran en el Ártico y proporcionan una fuente de alimento abundante e importante para peces, aves marinas y ballenas.

En total, hay alrededor de 450 especies de peces que viven en el Ártico. La que más al norte se extiende es el salvelino (Salvelinusalpinus), que se encuentra tanto en aguas dulce comoen el mar Ártico. El bacalao Ártico(Boreogadussaida) forma grandes cardúmenes y está especialmente adaptado a la vida en las aguas heladas por tener proteínas en su sangre que actúan como anticongelantes.

Amenazas. El cambio climático es actualmente la mayor amenaza para la región del Ártico. Los cambios en la temperatura global es probable que tengan una serie de impactos complejos en la región del Ártico, con algunas áreas que prometen sobrecalentarse y otras enfriarse aún más. El efecto que esto tendrá en muchos de los ecosistemas únicos del Ártico es en gran parte desconocido, a pesar de que el hielo del mar Ártico se ha reducido en un 14 por ciento desde la década de 1970, lo que ha reducido el hábitat disponible para especies como el oso polar que necesita la presencia del hielo marino del Ártico para cazar.

La sobreexplotación de los seres humanos es otra amenaza que enfrentan numerosas especies que habitan en el Ártico. En el pasado, los métodos tradicionales de caza en la región fueron en gran medida sostenibles, sin embargo el advenimiento de los métodos comerciales ha causado dramáticos decrecimientos en la población de muchos peces, ballenas y aves. La pesca indiscriminada es también un problema grave que amenaza a varias especies de peces y aves marinas en particular. La región Ártica es vulnerable a la contaminación por varias fuentes. El desarrollo de las industrias del petróleo y el gas puede dar como resultado el derrame de productos químicos y de petróleo en las aguas árticas, mientras que el elevado número de reactores nucleares en la región tienen potencial para crear contaminación radiactiva en el futuro. El movimiento de las corrientes oceánicas hace que los mares árticos sean también un “sumidero” para los contaminantes de largo alcance tales como insecticidas y metales pesados como el mercurio. La construcción de carreteras, el uso de vehículos todo terreno, el desarrollo de la energía hidroeléctrica y la introducción de especies exóticas invasoras, igualmente son amenazas para las especies nativas de la región Ártica. Muchas de estas actividades destruyen y  fragmentan el hábitat dando lugar a especies con poblaciones pequeñas y aisladas que están en mayor riesgo de catástrofes, ya sean naturales o provocadas por el hombre.

Conservación. La Convención para la Conservación de la Flora y Fauna del Ártico (CAFF) es el grupo de trabajo encargado de abordar el tema de la conservación del Ártico y comunicar los resultados a los gobiernos y habitantes de las naciones que comparten el Ártico. Las estrategias de conservación implementadas por CAFF ya han tenido éxito, mejorando el estado de conservación de aves marinas como el arao (Uriaaalge). CAFF también ha creado la Red Circumpolar de Áreas Protegidas (CPAN) que tiene como objetivo promover el desarrollo de una red de áreas protegidas en la región ártica. Actualmente existen 405 áreas protegidas en el Ártico que cubren un total de alrededor de 2,5 millones de kilómetros cuadrados.

Otro importante objetivo de conservación es regular la pesca, la caza y la recolección en la región del Ártico, tanto a nivel comercial como de subsistencia. Con la participación de la población local en la planificación de la gestión de la vida silvestre, se espera que los métodos sostenibles de conservación tanto para la subsistencia como para la biodiversidad pueden ser desarrollados.

Las prioridades futuras para la conservación en la región del Ártico incluyen el establecimiento de PSSAs (zonas marinas especialmente sensibles) a fin de proteger las zonas marinas vulnerables a las actividades marítimas. Se espera además, que cualquier desarrollo futuro en la región ártica se realice bajo el principio de “conservación primero” para preservar los ecosistemas vulnerables.

El futuro de la región del Ártico depende en gran medida de los esfuerzos internacionales de conservación. Muchos de los problemas como la contaminación, el cambio climático y la persecución de las especies migratorias, son originarios de países mucho más allá de las fronteras de la región ártica. Las lagunas en el conocimiento de los ecosistemas del Ártico también tienen que ser llenadas con el fin de entender cómo conservar esta ecoregión única.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: